Saltear al contenido principal
Viviendo En Izmir, La Ciudad Más Liberal De Turquía

Viviendo en Izmir, la ciudad más liberal de Turquía

Quizás no te suene el nombre de esta ciudad. Quizás la conozcas por el nombre que nosotros los hispanohablantes le damos: Esmirna. Quizás aún así no tienes ni idea de que Izmir o Esmirna es una ciudad en la costa oeste de Turquía a orillas del Mar Egeo… o quizás si sabes todo lo anterior.

Al poco de empezar, allá por diciembre del 2015, pasamos unos días (ocho para ser exactos) en Izmir. Gracias a nuestra anfitriona Ilkay y a todo su círculo de amigos fueron unos días inolvidables que aún recordamos como si hubieran sido la semana pasada. En aquella ocasión nos alojamos en Bornova, la zona universitaria con todos los bares, pubs, restaurantes y su vida nocturna; esta vez nos decantamos por el casco antiguo: el barrio tradicional de Konak.

Konak, el casco antiguo en Izmir

Llegar a “nuestra casa” no fue fácil. El intrincado laberinto de calles que conforman el barrio, las empinadas cuestas y las pesadas mochilas sobre los hombros nos dejaron las piernas temblando, pero las vistas al mar desde nuestro salón y nuestro pequeño balcón obraron el milagro de una inmediata recuperación. Descargamos nuestras cosas y, una vez recuperados, volvimos a salir: esta vez a hacer la compra… volvimos con las piernas temblando de nuevo. Desde luego hay que estar en forma para vivir en este barrio.

Vistas desde nuestro balcón

Las casas escalan el acantilado casi verticalmente; tanto que justo aquí se construyó el primer ascensor de Turquía (Asansör). A unos cientos de metros de nuestro apartamento se encuentra el edificio que lo alberga. En 1907 un comerciante judío lo construyó como un servicio publico para facilitar el transporte de personas y (lo más importante) mercancías desde la costa hasta la ciudad anclada en las paredes del acantilado. Por si te lo estás preguntando, aún sigue en funcionamiento y es totalmente gratis. Las cafeterías y tiendas de las calles que llevan a sus puertas están de lo más concurridas por los locales a cualquier hora del día.

Izmir

Izmir

Descubriendo Konak

Al día siguiente, ya recuperados, nos fuimos a explorar el que sería nuestro barrio durante una semana. Subiendo y bajando empinadas calles y escaleras nos topamos con esas pequeñas tiendas que tanto nos gustan: fruterías, hornos de pan, pastelerías con infinidad de baklavas… incluso una antigua farmacia donde los botes que sirven de decoración tienen el aspecto de tener más años que nosotros (lástima que el boticario no hablara ni una palabra de inglés).


Echa un vistazo a otros posts de Turquía:


También quedan algunas casas antiguas; casi abandonadas o reconvertidas en museos etnográficos o dedicados a algún escritor o poeta, pero lo que más nos llamó la atención fueron los gatos. Además de haber decenas de ellos, están muy bien cuidados: tienes pequeñas casetas para dormir y la mitad del barrio les alimenta y les pone cacharros con agua prácticamente en cada calle. No los maltratan ni les hacen daño alguno… de hecho vimos más de una vez a personas que después de ponerles una gran bolsa de pienso se quedaba a acariciar a todo felino que se dejara.

¿Qué ver en Izmir?

Aunque ya lo conocíamos de la primera vez que estuvimos en Izmir, nos fuimos a la plaza de Konak. Un agradable recorrido por el paseo marítimo disfrutando de la brisa marina y observando a las decenas de pescadores, que pasan su tiempo libre entregados a contemplar el mar y capturando algunos míseros pececillos, y a los vendedores ambulantes de té.

Izmir

Izmir

Llegamos a la plaza que bulle de gente de todas las edades y de todos los aspectos, puedes ver a mujeres con largos y coloridos vestidos y pañuelos para cubrirse el pelo o a mujeres vestidas de negro de los pies a la cabeza al lado de chicas enfundadas en estrechos pantalones a la última moda. Sucede lo mismo con el género masculino: largas barbas y gorritas, chilabas, pantalones vaqueros y chaquetas de cuero al más puro estilo de motoristas; caras afeitadas o con barbas y peinados cuidados a la última moda hípster. Como decorado de un fondo de 360 grados la residencia oficial del gobernador, la pequeña Torre del reloj (símbolo oficial de la ciudad), el muelle, la pequeña mezquita de Konak y el Museo de etnografía y arqueología, aunque lo mejor es quedarse quieto y observar a los que te rodean, empaparte del ambiente que se respira y disfrutar de algún baile improvisado.

Pasando la Torre del reloj se llega al gran bazar Kemeraltı. Un verdadero laberinto de calle, tiendas y patios plagados de mesas donde sentarse a tomar varios vasos de té, un fuerte y aromático café turco o fumar un narguile. Aquí no hay turistas. Apenas algunos puestos venden souvenirs y baratijas para el turismo nacional. Las tiendas venden todo lo que los habitantes de la ciudad necesitan en su día a día; comida y frutos secos, ropa y calzado, accesorios de cocina y baño, joyas y vestidos de novia, lámparas y disfraces para niños…

Izmir Kemeralti

Sentarse en uno de esos patios delante de una taza de café y observar todo lo que ocurre a tu alrededor es como asomarse a un balcón con vistas a otras vidas. Que compran, que venden, que hacen, como se saludan y se despiden, como eligen en que puesto comprar o beberse el vaso de té, como visten… lo malo es no poder entenderles para saber de que hablan, aunque la primera persona que reconozca en ti a un extranjero y sepa algo de inglés, allá irá a darte la bienvenida a su país y a su ciudad. Sin los conocimientos de inglés, se limitarán a sonreírte y a saludarte en su idioma… pon un poco de tu lado y aprende a decir buenos días en turco: günaydın. 

Izmir Kemeralti

El rincón práctico

Sinceramente no puedo ayudarte mucho con el tema de alojamiento. Sabemos de primera mano que hay una gran plataforma de ayuda al ciclista viajero. Sabemos también que el Couchsurfing funciona muy bien en Turquía fuera de la ruta más turística. Y sabemos por nuestra experiencia que tienes cientos de apartamentos de Airbnb en casi cualquier barrio de la ciudad.

El transporte hasta y desde allí es muy fácil ya que es una gran ciudad y no tendrás problemas para encontrar autobuses para llegar a cualquiera que sea tu siguiente destino en Turquía.

Moverte por la ciudad tiene un inconveniente. Al igual que en otras muchas ciudades turcas, necesitarás una tarjeta de transporte; en este caso la Izmir Kart. Cuesta 6 TRY y se puede cargar en muchas tiendas… lo malo es encontrar una tienda en la que vendan la tarjeta y que tengan alguna en ese momento. Sin ella es imposible utilizar los transportes públicos de la ciudad.


¡Estemos en contacto!

  • Síguenos a través de Facebook.
  • Echa un vistazo a nuestro Instagram. A través de las historias podrás ver donde estamos y que hacemos.
  • Suscríbete a nuestro Newsletter y una vez al mes recibirás las novedades de nuestro blog.

Si te gusta lo que hacemos o te ha gustado este post, díselo al mundo: presiona alguno de los botones de abajo y comparte (estaremos muy agradecidos). Apóyanos con algún comentario o un «Me gusta». Significa mucho para nosotros. Muchas gracias. 


Zainspiruj się //// Inspírate
The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate »
Volver arriba