Saltear al contenido principal
Las Dos Caras De Estambul

Las dos caras de Estambul

print

Aprovechando que la casa de nuestro anfitrión de Couchsurfing está en una urbanización cerrada y las bicis en el parking les hice el primer cambio de cadena, revisión y un poco de limpieza y engrasado. Por eso y otras muchas cosas en lugar de escribir sobre Estambul, voy a traducir lo que Kasia escribió hace unos días:

Desde hace mucho soñaba con Estambul, y como es sabido cuando se sueña desde hace tiempo es fácil decepcionarse. Las expectativas se enfrentan a la realidad y se acabó. Al principio era difícil. Entrar a la ciudad, que no se sabe donde empieza, no fue fácil. Una metrópoli construida para 15 millones de personas empieza a 50 o 60 kilómetros del centro. Primero hay urbanizaciones cerradas, después polígonos industriales, edificios de oficinas y centros comerciales, barrios pobres con seudo-casas montadas con tablas. Porque Estambul está toda en construcción. Continuamente y sin fin. Los habitantes de Estambul han encontrado un buen eufemismo para esta situación: „continuous urban transformation projects”. Y si, como yo, podéis entornar los ojos un poquito, aparecerá una ciudad fascinante de por lo menos dos caras: una, destinada a los turistas, un poco civilizada y bien organizada gracias a decenas de vendedores; y otra, auténtica, caótica y sucia, pero (por lo menos para mí) más interesante.

La parte asiática de Estambul

Conocimos el Estambul poco típico, no desde la parte europea, sino desde la asiática. Fuimos a la estación Yenikapi en metro y en bicis a lo largo del Bulevar Kennedy hasta el ferry en Eminönü y cruzamos al otro lado del Bósforo al barrio de Kadıköy. Al momento nos topamos con un montón de gente. Esperábamos un barrio dormitorio, tranquilo y silencioso, y vaya sorpresa. Poco después nos enteramos de que Kadıköy es el corazón del lado asiático de Estambul. Aquí vive medio millón de personas (!!!), florece la vida cultural. Los alrededores de la estación son un gran nudo de comunicación y el corazón de Kadıköy. Aquí empieza una línea de metro, y al otro lado de la calle Rihtim se extienden bares, cafeterías, restaurantes, tiendas y tiendecitas. Merece la pena pasar por aquí un viernes o sábado por la noche. Aunque entre semana también está lleno de vida, son las noches de fin de semana cuando se muestra el verdadero Kadıköy. No verás aquí un mogollón de turistas. Es un lugar para los locales que vienen no solo a comer, también a beber un café turco (fantástico en Fazil Bey’in Turk Kahvesi, cerca del Starbucks), un té o algo más fuerte.

El centro neurálgico se encuentra en la calle Moda que transcurre paralela a la costa. Aquí se encuentran bares y puestos de comida. Hay un pequeño mercado de frutas, verduras y pescado. Además de esto, por supuesto, muchas tiendas, librerías y pequeñas galerías abiertas hasta altas horas. Lo mejor es perderse un poco por los callejones de Kadıköy, aunque no es difícil orientarse porque es una zona pequeña y muy fácil encontrar la calle Moda, desde donde ir a un bulevar a lo largo de la costa y enfrente del centro histórico de la parte europea de Estambul. ¡Magníficas vistas de Santa Sofía y la Nueva Mezquita garantizadas!

Hay que aclarar que tuvimos suerte, porque Kadıköy lo conocimos a fondo gracias a nuestro guía, Erkal quien nos acogió en su casa. Erkal, teşekkür ederim!

Consejos prácticos

Es muy fácil llegar. Desde Eminönü y Karaköy continuamente salen ferrys, el precio es el mismo que el metro. Si alguien se marea en barco, puede coger el Marmaray y cruzar por debajo del Mármara. Y si nos liamos hasta tarde (el Marmaray es hasta medianoche), podemos volver en Metrobus (24h. 7 días a la semana)

La parte europea de Estambul

Aunque nos pateamos a fondo Sultanahmet, Beyoğlu, Eminönü y Taksim, no es de esas zonas de las que quiero hablar. Cada guía de Estambul describe estos lugares detalladamente. Claro que son bonitos, mirad las fotos. Para mí ninguno me impresionó tanto como Fener y Balat, unos de los barrios más viejos de Estambul. De nuevo nos sonrió la suerte porque tuvimos la ocasión de vivir allí un par de días. Esta vez gracias a Elif que nos abrió su bonito piso y no solo nos condujo por las sinuosas callecitas sino que nos enseñó los lugares más interesantes y los mejores bares. Elif, teşekkür ederim!

Aquí puedes ver otra cara de Estambul. Todo lo que Kadıköy tiene de moderno y progresista, Fener y Balat lo tiene de parado. Pequeñas, estrechas y sinuosas calles, viejos edificios de ladrillo, ropa secándose en las ventanas, puertas abiertas con zapatos a la entrada y niños jugando a la pelota es algo normal por esta zona de Estambul. Da la impresión de que en los alrededores de la calle Vodina hay un clima bohemio. Muchas tiendas de antigüedades, en algunas puedes ver subastas (domingos a mediodía). A pesar del tono alternativo, la zona es bastante conservadora. Muchas mujeres se cubren el pelo, y beber alcohol o las fiestas se encuentran, a menudo, con criticas. Al ser una comunidad pequeña, no es fácil vivir si eres soltera. Por otro lado es una parte bastante central de la ciudad que ha conservado su carácter de pequeña comunidad. Me gustaron mucho las tiendecitas donde puedes comprar mantequilla y quesos al peso de buena calidad, sin añadidos para mejorar el sabor, colorantes y otras guarradas. También hay muchos hornos de pan y pastelerías. Algunas funcionan desde hace muchos años y hornean panes según viejas recetas en hornos de leña. El aroma de este pan es indescriptible.

En dirección a las murallas de Teodosio, cambia la visión. Gradualmente se empobrece. Los edificios están en peor estado. De la nada aparecen niños pidiendo dinero, y las personas nos miran pensando que hacemos ahí. En algunas ventanas se ve la bandera turca y en otras, la siria. En esta zona de la ciudad, en este momento, viven muchos pobres que huyeron de Siria. Esto también es la verdadera cara de Estambul, invisible en la brillante y vibrante vida de Sultanahmet.

Consejos prácticos

A Fener y Balat se puede ir en autobús desde Eminönü o caminando por el bulevar a lo largo de la costa. Se puede también ir en metro hasta la estación de Haliç y de ahí ir a la calle Yildrim.

¡Estemos en contacto!

  • Síguenos a través de Facebook.
  • Echa un vistazo a nuestro Instagram. A través de las historias podrás ver donde estamos y que hacemos.
  • Suscríbete a nuestro Newsletter y una vez al mes recibirás las novedades de nuestro blog.

Si te gusta lo que hacemos o te ha gustado este post, díselo al mundo: presiona alguno de los botones de abajo y comparte (estaremos muy agradecidos). Apóyanos con algún comentario o un «Me gusta». Significa mucho para nosotros. Muchas gracias. 

The following two tabs change content below.

Kasia & Víctor

Una polaca y un español. Llevan viajando juntos desde 2008. Fue entonces cuando se conocieron en Perú y pronto descubrierion que viajar es algo más que un pasatiempo. Locos por animales, buenos libros y estar en movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba