Saltear al contenido principal
¿Y Tú Quién Eres? La Fábula Del Pescador Y El Empresario

¿Y tú quién eres? La fábula del pescador y el empresario

print

En diferentes ocasiones hace tiempo encontré esta fábula. No tengo claro quién ni cuándo fue escrita. Si la buscas en Internet, aparecerá en varios sitios dedicados a la búsqueda de la felicidad o a la auto-reafirmación pero también en páginas dedicadas al emprendimiento empresarial. La interpretación depende de cada uno. Cada uno se verá reflejado en uno de los personajes. Si no lo entiendes, sigue leyendo y lo entenderás.

“Un día un empresario estaba de vacaciones en un pequeño pueblo costero cuando vio llegar un pequeño bote con un solo pescador a bordo. Al acercarse vio que había varios peces de buen tamaño y le dijo al pescador:

– Eres un pescador muy bueno. Tú solo con este pequeño bote y tantos peces ¿Cuánto tiempo has necesitado para pescar todo esto?

El pescador respondió:

– Pues la verdad es que nunca me levanto antes de las 8:30. Desayuno con mis hijos y mi mujer, llevo a mis hijos a la escuela y acompaño a mi mujer al trabajo, luego voy tranquilamente al muelle, donde subo a mi barca para ir a pescar. Estoy una hora u hora y media, como mucho, y vuelvo con los peces que necesito, ni más ni menos. Al llegar a tierra, me tumbo en mi hamaca a leer el periódico mientras disfruto del paisaje, luego voy a casa a preparar lo que pesqué, y paso la tarde tranquilo, hasta que vienen mis hijos y disfrutamos haciendo juntos los deberes, paseando, jugando…

-Quieres decir que en tan poco tiempo has pescado todo esto. ¡Es extraordinario! ¿Has pensado en pescar más horas al día?

-¿Para qué? Pregunta el pescador.

– Pues porque si pasas más horas pescando, en 8 horas por ejemplo tendrías 8 veces más peces, y así tendrías un superávit que te permitiría venderlos y ganar dinero.

– ¿Para qué? Pregunta una vez más el pescador.

– Con más dinero podrías comprar una barca más grande y contratar a pescadores para que vayan a trabajar contigo y así conseguirías más pescados.

-¿Para qué? Pregunta otra vez el pescador.

-Con ese incremento de ventas, tus ingresos serían tan altos que te permitirían invertir en una flota de barcos. Con el tiempo tu empresa de pesqueros crecería y llegarías a ser muy rico.   

– ¿Para qué? Pregunta el pescador sin entender.

– ¿No entiendes nada? Con ese empresa de pesca solo tendrías que preocuparte por dirigirla, tendrías todo el tiempo del mundo para hacer lo que quisieras. Podrías mudarte a un pequeño pueblo costero, no tendrías que madrugar, desayunarías cada día con tu familia, te tumbarías a disfrutar del paisaje, jugarías con tus hijos por las tardes…

– Creo que el que no entiende nada eres tú. Respondió el pescador mientras cogía el periódico y se tumbaba en su hamaca.”

¿Pescador o empresario? ¿En quién te ves reflejado?

Hoy en día nos vemos presionados por la sociedad, por nuestros semejantes, por nosotros mismos. Hay que triunfar o, en su defecto aparentar. Hay que tener éxito y mucho dinero para comprar. Hay que demostrar ante el resto de la sociedad que lo hemos logrado. Pero eso no es así. Es una espiral infinita. Cuando hayas conseguido mucho dinero y posesiones, necesitarás más para comprar posesiones más grandes, más nuevas, mejores, más caras…

Detente. Piensa. ¿Qué es lo que realmente quieres de la vida?

¿Cuál es tu idea de felicidad? Cuidado con esta pregunta. Tu idea, no las ideas que las sociedades nos inculcan. Encuentra pareja, compra piso, trabajar toda tu vida, compra apartamento o dos semanas de playa en agosto, niños y, por supuesto, dar la vuelta al mundo cuando te jubiles.

Piénsalo bien, encuentra lo que quieres realmente. No te sientas empujado por la sociedad, quizás no quieras ser otro miembro “correcto” de ella, quizás tus sueños difieran de lo que quiere la mayoría. Al menos eso es lo que yo espero porque qué habría sido de este mundo sin esos soñadores que despuntaron, esos tipos raros que decidieron salirse de la norma.

También te dejo esta cita de Sue Fitzmaurice: “Ser un poco raro es solo el defecto de ser genial”.

¿Qué eres tú? ¿Normal, raro o un perro verde?

Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros post.

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba