Saltear al contenido principal
Visado De Estudiante En Australia

Visado de estudiante en Australia

print

Si estás pensando en Cangurolandia, sueñas con quedarte más de tres meses (y ya has pasado de los 30 que te permitían aplicar a la Work & Holiday Visa), es muy posible que el visado de estudiante en Australia sea lo que buscas.

¿Por qué un visado de estudiante? Porque puedes obtenerlo con relativa facilidad y, lo más importante, además de estudiar también te da derecho a trabajar legalmente. Pero, como todo en la vida, no es oro todo lo que reluce. El visado de estudiante en Australia no solo tiene ventajas; también desventajas y muchas restricciones. Espero que con este texto de hoy pueda disipar todas tus dudas y describir cómo es estar en Australia con el visado de estudiante.

¿Qué es el visado de estudiante en Australia?

El visado de estudiante es para las personas que deciden estudiar a tiempo completo. La duración del visado depende estrictamente de la duración del curso que debe ser de 12 semanas como mínimo. Si la duración es más corta, la Oficina de Inmigración de Australia asume que puedes hacerlo con el visado de turista gratuito de 90 días y, por lo  tanto, no es necesario el visado de estudiante.

Además de estudiar puedes trabajar legalmente de forma limitada: 40 horas cada dos semanas, lo que en la práctica es un trabajo de media jornada (20 horas por semana). ¡Importante! El visado de estudiante está disponible para cualquier persona entre los 18 y los 60 años de edad.

Dependiendo de la duración del curso, se reciben meses adicionales libres de curso en los que puedes trabajar a jornada completa (40 horas semanales). Para los cursos que duran menos de 10 meses, se recibe un mes libre. Y para los cursos superiores a diez meses, se reciben dos (a veces 3) meses libres.

¿Qué puedes estudiar?

La oferta educativa en Australia es muy amplia. Por supuesto hay estudios universitarios normales pero debido a los altos precios, la mayoría de las personas con visado de estudiante eligen cursos vocacionales mucho más baratos o (lo que hicimos nosotros) cursos de inglés. Si tu nivel de inglés es bueno y puedes demostrarlo con un certificado o pasando el examen correspondiente, seguramente te interesan los cursos vocacionales. Son mucho más baratos que los cursos de inglés y requieren menos horas de clases. Además puedes encontrar algunos muy interesantes y es bastante fácil (y rápido) aprender una nueva profesión. Al final (si juegas bien tus cartas  y tienes un poco de suerte) puedes obtener la residencia permanente. Sin embargo si por alguna razón los cursos vocacionales no son lo que vas buscando, siempre te queda el curso de inglés.

Una vez más, la oferta de las escuelas de idiomas es enorme. Puedes prepararte para el exámen de Cambridge, hacer el IELTS (International English Language Testing System) o mejorar tu inglés en un curso de normal (general english). Las clases suelen ser de lunes a viernes (20 horas a la semana). Las clases de Víctor eran de 17:15 a 21:00 con un descanso de 15 minutos. Se hace pesado y requiere de un gran esfuerzo si también trabajas unas cuantas horas por las mañanas.

La tercera opción, muy popular entre la gente que piensan en quedarse permanentemente en Australia es la combinación de cursos de inglés y vocacionales. Por ejemplo, conocimos a una pareja de venezolanos que al aplicar para el visado, eligieron un curso de inglés de dos años que una vez hecho (y aprobado), les da derecho a hacer el curso vocacional. Al mismo tiempo eligieron el curso vocacional que querían y recibieron un visado para cuatro años.

¿Cómo elegir una escuela buena (y barata)?

Directamente quiero quitar todas las dudas. Es difícil hablar sobre escuelas baratas en Australia pero hay que conocer toda la oferta porque las diferencias de precio entre escuelas son gigantes incluso en una misma ciudad. Por ejemplo en Perth en unas escuelas el precio es de 400 AUD por semana (casi 250 euros) y en otras de 150 AUD. Menuda diferencia, ¿no? Aunque el precio pueda ser sinónimo de calidad, 400 AUD semanales es verdaderamente muchísimo dinero.

No puedo opinar sobre los cursos vocacionales pero en el caso de las escuelas de idiomas, merece la pena analizarlas bien. Me refiero a la opinión de otros estudiantes sobre la reputación y la calidad de enseñanza de las escuelas. Es fácil reconocer las que solo son fábricas de visados de estudiantes donde aparte de asistir a las clases y pagar por ellas no esperes haber mejorado tu nivel de inglés al terminar el curso. Ya que pagas mucho por el curso, es mejor aprovechar la inversión para aprender. Antes de que empieces a quejarte de los precios, piensa que no todas las nacionalidades son iguales. Por ejemplo: Brasil, Venezuela y Colombia pagan mucho más que la Unión Europea. 

¿A través de una agencia o por libre?

Me gustaría señalar que nosotros lo hicimos a través de una agencia. No porque el proceso sea complicado sino porque nos salía más barato. El precio del visado de estudiante se compone del visado, por supuesto, el curso o los cursos que elijas y un seguro de salud que tienes que contratar con alguna de las aseguradoras australianas que se dedican especialmente a eso. Fue este seguro lo que nos llevó a usar una agencia de intermediaria que tenía una muy buena oferta. El precio del visado y del curso fue el mismo pero ahorramos unos 500 AUD en el seguro. Lo que es más importante, nuestra agencia no se llevó ninguna comisión de nosotros; la cobró de la escuela.

Incluso usando los servicios de una agencia, tú tienes que preparar toda la documentación. La agencia rellenará la solicitud en función de los documentos que aportes y te ayudará. Asegúrate de que todos los documentos estén correctos porque la responsabilidad es tuya. No confíes al 100%. Revísalo varias veces, todos los datos, todas las fechas, todos los números de los documentos. En nuestra aplicación, encontramos algunos errores que tuvieron que corregir antes de presentarla.

Ahora, en retrospectiva, creo que hicimos bien al usar una agencia. Aunque, a veces me enfadaba mucho y tenía la impresión de que tenía el doble de trabajo que si lo hubiéramos hecho por nuestra cuenta pero no era así. Todo el tiempo sabía que había alguien después de mí que revisaba y verificaba todo. Por otro lado, si tienes un nivel medio de inglés no debería ser difícil completar todos los requisitos formales y enviar la solicitud.

¿Cómo aplicar? Visado de estudiante en Australia paso a paso

  • Elige escuela y curso

La forma más sencilla es visitar las páginas web de las agencias intermediarias y revisar que ofertas tienen. A veces la agencia tendrá mejores precios y, otras veces, al ponerse directamente en contacto con la escuela ofrecerá mejores precios. En nuestro caso, los precios que daban la escuela y la agencia eran los mismos.

  • Apúntate al curso

Contacta con la escuela y averigua qué condiciones debes cumplir para ser aceptado en el curso. Dependiendo del curso, puede ser un diploma de escuela secundaria, un certificado de idioma, etc. La escuela debe verificar los documentos y enviar la oferta (Letter of offer). Es el momento de establecer el método de pago. Vale la pena dividir los pagos en cuotas. La cuota inicial normalmente será reembolsada si no recibes el visado excepto unos 100 o 200 AUD en términos de “trabajo administrativo”. El curso de 24z semanas de Víctor lo pagamos en dos cuotas iguales y una tercera con un importe muy bajo. Extraño pero en Australia ya nada nos sorprende…

Después de hacer el primer pago, recibirás la Confirmación de Inscripción, es decir, el CoE (Confirmation of Enrolment). Un documento que te da derecho a solicitar el visado de estudiante.

  • Compra el seguro sanitario

Es obligatorio y muy caro. Puedes comparar las diferentes ofertas aquí. Puedes comprarlo online o a través de un intermediario. Para la aplicación necesitas la confirmación de que tienes seguro. Desgraciadamente sin el seguro es imposible obtener el visado.

  • Prepara el GTE (Genuine Temporary Statement)

La experiencia más traumática. Tienes que escribir un ensayo en el que explicas por qué sueñas con estudiar en Australia en lugar de en cualquier otro lugar pero, al mismo tiempo, explicar por qué no quieres quedarte permanentemente en Australia. Es un documento muy específico cuyo contenido depende de las circunstancias personales de cada uno. En general, debes describir muy bien que te une a tu país de residencia y todo lo bueno que te aportaría tu estancia en Australia que no te aportaría una estancia en otro país de habla inglesa. Tendrás que ser creativo pero no vale la pena inventar una realidad paralela. El GTE debe ser coherente con la aplicación. Por ejemplo puedes argumentar que la oferta educativa en Australia es mucho mejor que en tu país de residencia y que los cursos mejorarán significativamente tu situación laboral en tu país de residencia. Merece la pena dar referencias de tus anteriores jefes, describir tu situación familiar; concéntrate en lo que te mantiene en tu país de residencia.

  • Crea una cuenta en InmiAccount

Entra aquí y rellena el formulario. Si solicitaste un visado de turista, probablemente ya tendrás una cuenta. Puedes usar la misma o crear una nueva.

  • Rellena el formulario, prepara todos los archivos adjuntos y adjunta todo en la aplicación online

La aplicación es bastante larga y, en ocasiones, se parece a escribir un CV. Curiosamente hay que enumerar todos los países visitados, visados obtenidos y fechas exactas de entrada y salida de los últimos diez años. Nos costó un día entero confeccionar esa lista ya que no tenemos los pasaportes que teníamos hace diez años. De hecho hemos tenido que cambiarlos varias veces por caducidad, cambio de datos y deterioro (a Víctor se lo rompieron accidentalmente en la frontera entre Namibia y Suráfrica). Los de nuestra agencia se rompieron los dedos de tanto escribir.

  • Espera pacientemente

Nuestra solicitud fue presentada el 12 de diciembee y recibimos los visados el 8 de febrero. Víctor empezó el curso de inglés el 29 de enero. Es decir que durante la primera semana y pico, pagamos la escuela sin saber si podíamos quedarnos en Australia y sin poder trabajar. Sin comentarios.

  • Prepárate mentalmente para enviar información adicional

En el momento de la solicitud, la Oficina de Inmigración te informa de la posibilidad de que debas enviar documentos adicionales. A menudo suele ser una confirmación de que tienes suficientes recursos económicos para vivir durante la duración del curso o algún examen médico especial. Tenlo muy en cuenta porque presentar un estado de cuenta bancario con casi 20.000 euros puede ser “problemático” al igual que los costos asociados de los exámenes médicos adicionales.

Afortunadamente no tuvimos que hacer nada de eso. Aparentemente se debió a una solicitud bien hecha, un GTE creíble y consistente y al hecho de que la duración de nuestro visado era corta. También ayudó que era nuestra primera vez. Algunos dicen que es un poco más fácil aplicar desde Australia que desde tu país de residencia. La pareja de venezolanos que conocimos presentaron la solicitud desde su país y tuvieron que adjuntar y pagar documentos adicionales. Por lo que sé, es algo muy común para estudiantes potenciales de Asia, África y América Latina. Los de la Unión Europea recibimos un trato de favor (por ahora).

¿Desde dónde aplicar?

Teóricamente no importa desde donde aplicas. Es más importante si lo haces por primera vez o no. Por otro lado cuando investigamos sobre la obtención del visado, me pareció que, al presentar la solicitud desde Polonia, existe una mayor probabilidad de que tengas que aportar documentación adicional.

En nuestro caso, hacerlo desde Australia era el paso más normal. Llegamos con visado de turista y no estábamos seguros de si queríamos aplicar para el de estudiante. Queríamos orientarnos primero en el coste de la vida, el mercado laboral y estimar cuanto podríamos ganar y ahorrar. Aplicamos desde Perth y automáticamente recibimos un visado puente que nos permitía estar legalmente hasta que llegara la aprobación (o no) del visado de estudiante; aunque este visado no te permite trabajar. Recuerda que, a pesar de que la vida diaria resultó más barata de lo que esperábamos originalmente, Australia es un país caro.

¿Visado para una persona o para dos?

El visado de estudiante tiene una gran ventaja: puedes obtenerlo para ti y para tu pareja. Una de las partes obtiene el visado de estudiante (Student Visa) y la otra, el visado de acompañante (Partner Visa). En la práctica ambos pueden trabajar a media jornada pero sólo uno puede estudiar. Por supuesto en la solicitud del visado se debe documentar adecuadamente la relación. En nuestro caso el certificado de matrimonio traducido por un traductor jurado (como todos los documentos que tengas que adjuntar).

¿Cuánto cuesta el visado de estudiante en Australia?

El visado de estudiante no es un juego para tomarse a broma, es caro. El precio final depende de la duración del curso que a su vez influye en el precio del seguro sanitario. El visado de estudiante cuesta 575 AUD para una persona y el visado de acompañante 430 AUD. En nuestro caso hay que sumar el curso de 24 semanas de 4.845 AUD y el seguro sanitario de 1.000 AUD. Una gran inversión de más de 4.000 euros que te lleva directamente a la pregunta: ¿MERECE LA PENA? Es difícil responder. No hemos logrado ahorrar lo que nos habíamos propuesto pero no nos vamos con las manos vacías. El mercado laboral en Perth es muy caprichoso y estacional. Y el visado de estudiante no te facilita las cosas en lo laboral (por muy preparado que estés, pocas empresas quieren contratarte a media jornada ni por menos de un año).

También es bueno saber que, cuando se termine tu visado y quieras otro, al aplicar desde Australia para un segundo visado, hay que pagar 700 AUD adicionales (¡por persona!) a la Oficina de Inmigración. Por lo tanto, es mejor volar a otro país (normalmente Indonesia es el más barato) y aplicar desde allí. Después de terminar nuestro visado de estudiante queríamos quedarnos un par de meses con un visado de turista y viajar un poco por el país, pensábamos hacernos el visado de turista online como hicimos antes de pisar Cangurolandia por primera vez. Lamentablemente al estar en Australia con visado de estudiante no podemos obtener el visado de turista de forma gratuita. Nos dejaron dos opciones: pagar los 700 AUD por persona o volar al extranjero y solicitar el visado de turista online y gratuito. Elegimos la tercera opción: volamos al extranjero y no volvemos a Australia. ;D

Desventajas del visado de estudiante

Todo se ve muy bonito sobre el papel y en Internet pero la verdadera realidad del visado de estudiante también tiene sus desventajas.

Trabajador a media jornada

El problema más importante. ¿Por qué? Porque solo puedes trabajar 20 horas legalmente. Por supuesto que hay formas de evitar esa limitación. Hecha la ley, hecha la trampa. Pero… no del todo. Si quieres encontrar un trabajo normal, por ejemplo de cajero o reponedor en un supermercado, no te va a ser fácil. Los empleadores buscan gente a tiempo completo por un mínimo de seis meses, muchas veces un año. Si tienes un visado para menos tiempo (como nosotros) tendrás las dos limitaciones. Es difícil en tal situación. Por supuesto puedes buscar trabajos ocasionales (casual jobs) pero entonces quedarás expuesto totalmente a la estacionalidad del lugar. Nosotros acabamos muy cansados de esa situación y si lo pienso en este momento, no volvería a hacer algo así.

Vida al límite

Por supuesto desde mi punto de vista. Durante los últimos meses he conocido a muchas personas que llevan muchos años en Australia con el visado de estudiante. La idea de la mayoría es quedarse en Australia de forma permanente. Tienen una determinación (que a mí me falta) a ser ciudadanos/trabajadores de segunda categoría con restricciones y prohibiciones. Y eso simplemente no me llama la atención. Estas personas se amoldan a la realidad para sobrevivir. Si bien nuestros visados y la escuela costaron mucho dinero, me resulta difícil imaginar el dinero que ellos han gastado a lo largo de años. Normalmente pagarán en varias cuotas pero estamos hablando de cantidades muy altas. Todo ese dinero tiene que salir de algún sitio y añade además, la comida, el coche y la gasolina (o el caro transporte público) y un lugar para vivir…

Me doy cuenta de que nuestra situación era diferente: quedarse en Australia no era la oportunidad para que tener una vida futura mejor sino una oportunidad para mejorar el inglés de Víctor y rellenar la hucha. No fuimos a Australia para emigrar. Pero para aquellos que han decidido emigrar a Australia, el visado de estudiante es el camino más corto (a veces el único camino). Trabajar en negro 40 o 50 horas semanales, si tienen suerte, y las tardes y noches en la escuela. Todo esto sabiendo que en cualquier momento (cuando rechazan la aplicación de residencia permanente) el plan puede derrumbarse como un castillo de naipes…

Cansancio

Otra desventaja es el curso en sí mismo. Si logras encontrar trabajo, prepárate para trabajar duro. Desde por la mañana temprano trabajando, vuelta a casa, ducha, algo de comer y a la escuela. Algunas horas de sueño y vuelta a empezar. Es realmente duro. En nuestro caso o, más bien, en el caso de Víctor ayudó el hecho de que solo sería durante unos meses. Contábamos los días y las semanas pero muchos tienen ese “estilo” de vida durante años. Nuestros conocidos venezolanos pasarán así cuatro años (con un curso de inglés desde cero) con la esperanza de poder conseguir la residencia permanente. Tienen un trabajo por horas en una empresa de alquiler de mobiliario para eventos al aire libre (toldos, sillas, mesas, etc), es trabajo físico y para ganar más dinero para sobrevivir y pagar la escuela, abrieron una pequeña empresa: limpian casas y oficinas. Nadie les cuenta las horas pero es difícil llegar a final de mes si cada tres meses tienen que pagar la siguiente cuota de más de 3.000 AUD a la escuela. La incertidumbre y el cansancio son su vida cotidiana. Admiro su persistencia y su determinación. Otros conocidos (de Brasil) llevan cuatro años viviendo en Australia con el visado de estudiante. Ahora han solicitado la residencia permanente y les han rechazado. Se enfrentan a un dilema: ¿Y ahora qué? La ayuda de un agente de inmigración cuesta mucho al igual que la aplicación en sí. Han invertido muchos miles de dólares en visados de estudiantes y ahora se enfrentan a más estrés y más gastos. Me siento triste cuando escucho historias así. Me siento triste porque tengo la impresión de que sin esa gente Australia no saldría adelante. El gobierno, en lugar de apoyarlos, se alimenta de su difícil situación exprimiéndoles hasta el último dólar. Probablemente soy reticente. Creo que nuestra relación con Australia fue justa. Le pagamos lo nuestro pero también le cobramos. Estamos igualados. Pero otros, definitivamente, no.

¡NOTA IMPORTANTE!

Las regulaciones para los visados australianos cambian constantemente. Comprueba siempre la página web oficial de la Oficina de Inmigración. Es muy clara, intuitiva y contiene la información actual. Aquí está la lista de todos los visados y aquí una subpágina con lo referente al visado de estudiante.

Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros post.

The following two tabs change content below.

Kasia & Víctor

Una polaca y un español. Llevan viajando juntos desde 2008. Fue entonces cuando se conocieron en Perú y pronto descubrierion que viajar es algo más que un pasatiempo. Locos por animales, buenos libros y estar en movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba