Saltear al contenido principal
Ganzi, Lejos De La Ruta Turística

Ganzi, lejos de la ruta turística

print
Todo el mundo escribe sobre Ganzi (o Garzê en tibetano). Sobre la Prefectura autónoma tibetana de Ganzi o sobre el Condado de Ganzi pero… ¿y qué pasa con el pueblo de Ganzi? ¿Existe? ¿Merece la pensa visitarlo? Aquí te contamos qué ver en Ganzi.

Ganzi, ¿existe?

Pues sí, querido lector, existe un pueblo llamado Ganzi o Garzê en el que viven más de 10.000 personas. Si según los estándares chinos una ciudad pequeña tiene más de tres millones de habitantes; Ganzi es un pueblo abandonado. Hay que desviarse bastante de la típica ruta por las tierras de Sichuan. Por un lado casi 300 kilómetros desde Tagong o casi 400 desde Kangding. Por otro lado unos 270 kilómetros desde Litang. Aunque no parezca mucha distancia, todos estos recorridos llevan más de seis horas. Vengas por donde vengas no tendrás problemas de altitud con sus 3.390 m.s.n.m.

que ver en Ganzi

Ganzi está rodeado de montañas

¿Qué ver en Ganzi?

Como buen pueblo tibetano tiene varios monasterios. Al oeste de la zona tibetana está el más importante: el Monasterio de Ganzi, construido en el siglo XVII y hogar de más de 500 monjes. Una parte fue destruida durante la Revolución Cultural y reconstruida al estilo chino y precisamente esa mezcla de estilos le da una apariencia diferente al resto de los que se pueden encontrar por el Sichuan tibetano.

que ver en Ganzi

La ciudad es una mezcla de estilo tibetano y chino

Al sur de la ciudad se encuentra el pequeño y tradicional Monasterio de Den. Y en las afueras de la ciudad, a dos o tres kilómetros, cruzando un puente en suspensión sobre el río Yalong se encuentra el Monasterio de Dontok y la Estupa Dingkhor en lo alto de una pequeña colina.

que ver en Ganzi

Las estupas son un elemento constante del paisaje

Una opción recomendada (en muchas guías de viaje) para hospedarse es el Monasterio de Darjay a unos 30 kilómetros al oeste de Ganzi. Es el hogar de unos pocos monjes que estarán encantados de dejarte dormir en el monasterio o de dejarte acampar por un módico precio. Nosotros no fuimos pero aquí os dejo un post en inglés muy interesante y gracioso sobre la experiencia de dormir allí.

En las colinas del lado este de la ciudad hay una estupa y el templo adyacente tiene una biblioteca budista. El estilo antiguo de la nueva construcción no atrae mucho pero las vistas de los alrededores y de la ciudad merecen la pena.

que ver en Ganzi

Mercados no aptos para todos los públicos

Si no eres de visitar monasterios o simplemente ya estás harto de ellos. ¿Qué más ver en Ganzi?

La calle principal (Chuanzang Road) está llena de tiendas donde se puede encontrar todo lo que necesitan las personas que viven allí; desde comida, ropa y muebles hasta telas para confeccionar las túnicas de los monjes. Es bastante ruidosa y caótica. Además los taxistas y conductores de minibuses te abordarán una y otra vez; y algunos no aceptan un simple no por respuesta aunque se lo repitas cinco veces.

Nuestro consejo es que entres a algunos de los mercados que hay a ambos lados de la calle principal y te pierdas entre los puestos de frutas, verduras, cereales y decenas de tipos de tofu. Aquí no se limpia el suelo y entre los desperdicios que no se comen los animales y el olor de los puestos de carne pueden echar para atrás a más de uno.


En la zona de los puestos de carne (abstenerse vegetarianos y aprensivos) para reconocer a que animal pertenece la carne del cuerpo a medio descuartizar colgado del gancho, solo hay que fijarse en la cola que dejan entera; con pelo corto en las vacas y con las melenas largas en el caso de los yaks. Se puede apreciar que muchas de las piezas no han sido sacrificadas recientemente tanto por el color como, a veces, por el olor.

Tashi delek

Para nosotros la mejor opción fue recorrer el barrio tibetano. Allí donde se acaban las calles asfaltadas empieza otro mundo.

Al contrario que la parte china; la parte tibetana muestra una vida mucho más humilde. Medio barrio está en obras; unos preparan sus casas para el invierno que está por llegar y otros se afanan en la construcción de aceras y canales. Todos trabajan; hombres, mujeres y jóvenes mientras los niños corretean alrededor.
Vayamos por donde vayamos recibimos sonrisas acompañadas del saludo tibetano, tashi delek y algunos tímidos hello, how are you o la frase que sepan en inglés. Los niños nos señalan y se ríen nerviosos y avergonzados cuando les saludamos con la mano. Y cada anciano que nos cruzamos asiente con la cabeza como dándonos su aprobación por querer pasear por esas calles lejos de las atracciones a las que van los turistas chinos que pasan por allí.

que ver en Ganzi

que ver en Ganzi

Si tú, querido lector, algún día estás por tierras de Sichuan; visita Ganzi. Desvíate unos kilómetros y piérdete unos días por Ganzi antes de que se convierta en otro gran producto turístico chino.

Si estás interesado en las tierras tibetanas sigue atento a nuestra página; habrá más. Si no puedes esperar, aquí tienes lo que hemos publicado hasta ahora sobre Tíbet:

Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros posts.

 

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba