Saltear al contenido principal
Extraños En Sichuan. Kangding Y Tagong

Extraños en Sichuan. Kangding y Tagong

print

Durante una conversación imaginaria sobre China seguro que saldría la pregunta de si hay extranjeros fuera de las grandes ciudades. La sorprendente respuesta, para muchos, sería un rotundo sí. Incluso en poblaciones cercanas a Tíbet como Kangding y Tagong en la región de Sichuan los hay.

¿Te interesa la parte tibetana de Sichuan? ¿Qué visitar: Kangding, Tagong, o ambos?

Aunque te aconsejo los dos lugares; sigue leyendo y decidirás por ti mismo.  

Kangding, pequeña gran ciudad

Kangding siempre ha sido una de las entradas al mundo tibetano y durante siglos fue un cruce de culturas e influencias gracias a la ruta del té y los caballos, prueba de ello son sus templos budistas, la mezquita y la iglesia románica católica (actualmente está reconvertida en un hotel y diversas tiendas). Hoy en día con más de 100.000 habitantes y a tan sólo 2.600 m.s.n.m. es una máquina de hacer dinero del turismo.

Vamos de paseo por Kangding

Paseando por la arteria principal (calle Xinshidian) que discurre a ambos lados del río que cruza todo Kangding se pueden encontrar tanto pequeños restaurantes para los locales como grandes cafeterías destinadas al turismo extranjero. Hay tiendas de recuerdos, de ropa y cualquier otra cosa que necesiten los turistas con buenas carteras. Varias sucursales de bancos, hoteles caros y tiendas de telefonía móvil completan la imagen de ciudad próspera. Incluso una cama en uno de los pocos hostales baratos de la ciudad, es cara en comparación con el resto del país (exceptuando las megaciudades).

Kangding

Calle Xinshidian rodeada de tiendas y restaurantes

Se puede subir a algunas de las montañas que rodean la ciudad. Incluso hay un “cable car” para subir a uno de los templos casi en la cima de una de las montañas. Nosotros estábamos hospedados en la parte alta de la ciudad y decidimos seguir subiendo por la ladera para admirar las montañas de los alrededores y el río que discurre por el valle donde se encuentra la ciudad.

Kangding

Los alrededores de Kangding prometen mucho

No es un largo camino pero está bastante inclinado y volví a hacerme daño en la rodilla que nos hizo abandonar el trekking del EBC en Nepal.

¿Quieres saber más sobre nuestro trekking interrumpido en las Himalayas? Pincha aquí.

Tagong, pueblecito tibetano

Tagong, a ciento y pico kilómetros, es mucho más “rural” con sus 8.000 habitantes y a 3.700 metros de altitud. De momento, la mayoría de las excursiones chinas que llegan sólo se quedan unas horas antes de volver a bordo de cómodos autobuses a Kangding. El pequeño pueblo había escapado de la explotación turística china pero ya están en marcha las obras de construcción de un gran hotel delante mismo del monasterio. Sus días están contados.

Tagong

El monasterio con un hotel en construcción justo enfrente

Tagong

El hotel. ¿A qué es feo?

Dar una vuelta por Tagong

Salir a pasear por Tagong es otro mundo. Por la calle asfaltada, que cruza el pueblo, puedes cruzarte con perros guardianes (casi salvajes por lo que se dice), cabras, vacas y yaks.

Tagong

Y también algún caballo bonito…

Sólo algunas de las tiendas más cercanas a la plaza están dirigidas al turista. El resto de las tiendas del pueblo están enfocadas en la población local  y en los nómadas que viven alrededor. La principal atracción es el monasterio a la entrada del pueblo aunque también hay un templo en la misma plaza del pueblo.

Tagong

El monasterio está en la salida del pueblo

El pueblo está rodeado de prados y altas montañas con gompas o estupas en sus cimas. Hay unos pocos hostales y hoteles baratos para los turistas que deciden quedarse más de un día aunque normalmente contratan tours a caballo y estancias en campamentos nómadas.

Tagong

El “centro” de Tagong

Al alejarte de las pocas calles que componen el pueblo, mires hacia donde mires, estarás rodeado por extensos prados verdes salpicados aquí y allá de ganado y caballos. Las montañas a lo lejos tienen sus laderas decoradas con cientos de cintas de banderas de oración formando figuras geométricas.

Tagong

Los cerros están decorados con banderas e invitan a pasear

Es un espectáculo para extranjeros ya que los turistas chinos tienen un gen que les impide caminar si no hay un camino asfaltado o una pasarela de madera. Yo suelo bromear diciendo que dentro de unos años los lugares turísticos para los chinos estarán surcados de escaleras y pasarelas mecánicas como las que hay en los aeropuertos aunque seguirán llamándolo trekking.

Extranjeros en tierras tibetanas

Hay muchos extranjeros viviendo en China. Unos temporalmente y otros llevan tantos años que ya no consideran volver a su país de origen. La mayoría vienen por trabajo pero algunos pocos eran viajeros. Viajeros que en algún momento pasaron por un lugar y algo (o alguien) les gustó tanto que decidieron quedarse y establecerse.

Tanto en Kangding como en Tagong hay un hostal regentado por extranjeros y allí es donde acuden la mayoría de los turistas extranjeros; incluidos nosotros. ¿Por qué? La respuesta es fácil. En el fondo nos gusta relacionarnos con nuestros semejantes, es como un descanso de las luchas con la comunicación con chinos que no hablan ni una palabra de inglés y algunas veces (solo algunas) la comodidad y el nivel de higiene es superior.

El Zhilam Hostel en Kangding está regentado por una pareja de americanos. Llevan más de diez años en el país y tienen dos hijas nacidas ya en China. Eran viajeros que se enamoraron de las tierras tibetanas pero no querían aislarse de la civilización en algún pequeño pueblo a gran altitud. Por eso eligieron Kangding, una próspera ciudad que crece día a día a pasos agigantados (como todo en China). Montaron su hostal que se ha hecho muy popular entre los extranjeros ya que puedes disfrutar de comida china, occidental (pasta o tartas) y semi-occidental; ¿cómo llamar a la hamburguesa de jak? Contratan a gente local y apoyan y promueven las culturas locales. 

El Khampa Cafe & Art Center en Tagong está regentado por un checo aunque muchas guías aún no están actualizadas y mencionan a una americana. Max (el checo) se enamoró no sé si primero de Coco (su mujer) o de Tagong. Compró este hostal-restaurante y se estableció en el pueblo. Además de comida tibetana y hamburguesa de jak, se puede degustar schnitzel de ternera. También promueven la cultura local y ofrecen estancias en campamentos de nómadas.

Echa un vistazo a nuestra ruta por Tíbet y para ser más preciso por las provincia de Gansu y Sichuan, donde pasamos casi un mes. Pincha aquí.

Aunque lo parezca no hago promoción de estos hostales; simplemente los menciono porque hablo de sus dueños. En cualquier guía de viajes son la primera opción de alojamiento y/o comida. Ni siquiera estuvimos hospedados en el de Tagong pero si que lo visitamos para tomar café en su terraza con vistas a la plaza y al templo.

Información práctica

  • Los autobuses desde Chengdú salen cada hora desde las 7 am hasta las 4 pm y tardan entre seis y ocho horas en llegar a Kangding. La mayoría salen de Xinnamen Bus Station conocida como Chengdú Travel Center (成都旅游客运中心) pero muchos otros salen desde Chadianzi (成都市北), Chengdú North Railway Station (成都市北 ) o Shiyangchang (成都石羊场车).
  • Desde Kangding hay autobuses a otras poblaciones de la región de Ganzi (Luding, Tagong y Litang).
  • A lo largo de la calle Xinshidian es posible encontrar coches/minibuses para llegar a Tangong en unas tres horas. Cuestan unos 50 yuanes por persona pero hay que esperar que el conductor encuentre más pasajeros para llenar el vehículo.
  • Desde 2008 hay un aeropuerto a unos 30 kilómetros de Kangding. Con sus 4.411 metros de altitud es el tercero más alto del mundo aunque en invierno no hay vuelos.

Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros posts.

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba