Saltear al contenido principal
Khajuraho, La Ciudad Caliente

Khajuraho, la ciudad caliente

print

Caliente pero no seáis malpensados. Durante nuestra estancia estuvimos a 45 grados a la sombra aunque al sol la diferencia era muy poca, un poco más de 48…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ahora podéis ser malpensados: Khajuraho es famosa por sus templos pero, no por todos; sólo por aquellos que tienen representaciones de hombres y mujeres en pleno acto sexual en diversas posturas. Hay tres complejos de templos: el del este, el del oeste y el del sur. Los más famosos y los mejor conservados son los templos agrupados en el complejo del oeste.

Llegamos temprano y después de rechazar varias veces a los conductores de tuk-tuk, nos sentamos a esperar que abrieran la ventanilla para comprar los billetes de tren para nuestro próximo destino. Mientras tanto seguíamos rechazando una y otra vez a los mismos conductores que seguían ofreciendo una y otra vez sus servicios. Cuando por fin abrieron, nos informaron de que hasta las tres de la tarde no se podían comprar los billetes; así que nos fuimos a la ciudad en busca de alojamiento con el único tuk-tuk que quedaba en la estación.

Pasear por las pocas calles de Khajuraho no resulta fácil ya que la mayoría de los hostales se encuentran en las afueras de la ciudad y, por lo tanto, para conseguir algún cliente los conductores de tuk-tuk y los propietarios de las tiendas son muy „agresivos” y los más persistentes que he visto hasta ahora. Cuando rechazas tres veces sus ofertas, se despiden con un maybe later? Y si te cruzas con ellos media hora después empieza otra vez el juego de la oferta y el rechazo. Afortunadamente al final de nuestro segundo día allí ya nos conocían y nos dejaban (salvo alguna excepción) en paz.

Volviendo a los templos, decidimos visitar los del oeste previo pago del la carísima entrada de 500 rupias por cabeza en comparación con las 30 que pagan los hindúes. Fuimos madrugadores para no abrasarnos con el sol del mediodía y como recompensa pudimos disfrutar de todo el complejo para nosotros solos además de aprovechar las primeras horas de luz que añadían a los templos su toque especial. Cuando estábamos acabando nuestra visita empezaron a llegar grupos de ruidosos hindúes que pertenecían a alguno de los tres autobuses de una excursión organizada. Coincidimos con ellos en uno de los templos durante cinco minutos y contentos nos fuimos a desayunar en el único bar-restaurante para los locales. En los tres días que estuvimos allí, nos convertimos en clientes habituales para desayuno, comida y cena. La comida era muy buena y, además, barata porque aparte de un par de caras pizzerias para los turistas sólo puedes comer en los restaurantes de los hostales.

Según la historia Khajuraho llegó a tener 85 templos construidos entre los años 950 y 1050. La ciudad fue engullida por la selva y cayó en el olvido hasta que un oficial británico la halló en 1838. Hoy en día sólo quedan 25 templos y son una gran atracción turística tanto para los hindúes como para el turismo extranjero. Cada pared interior y exterior de cada templo está totalmente esculpida con figuras de dioses, sacerdotisas, guerreros, elefantes, dragones, caballos, vacas… y, naturalmente, las representaciones de parejas (o un hombre y varias mujeres) en algunas posturas del Kamasutra.

 

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba