Saltear al contenido principal
¿Bali Es Un País?

¿Bali es un país?

print

No. Bali no es un país. No sé de dónde se han sacado algunos esa idea pero no, definitivamente, no es un país.

¿Sabes qué es Bali? Nuestro próximo destino. ¿Cómo? ¿No lo sabías? Lo anunciamos hace un par de meses en nuestro newsletter. Ah, vale. No estabas apuntado. Bueno pues ya lo sabes. Estamos contando los días que nos quedan para ponernos otra vez en movimiento. Perth no está entre nuestras ciudades favoritas pero aguantaremos hasta el final, hasta el 10 de septiembre que se terminan nuestros visados, hasta la noche que sale nuestro avión a Bali, Indonesia.

Sí. Indonesia. Repito: no sé qué sabes sobre Bali. Hay mucha gente que piensa que Bali es un país pero no; Bali es una de las más de 17.000 islas que conforman Indonesia.

¿Qué hay en Bali? 

La isla de Bali es conocida internacionalmente como un destino turístico. Famosa entre los amantes del surf, los submarinistas, los que buscan relajarse en la playa, los mochileros, los que se buscan a ellos mismos y, quizás, los que buscan al otro.

Bali

Bali desde cerca

Esa fama es entendible. A pesar del pequeño tamaño hay un poco de todo. Montañas repletas de vegetación y monos, largas playas (de arena negra las del norte y de arena blanca las del sur), lagos, terrazas de arroz, volcanes (activos e inactivos) y rodeada por arrecifes de coral.

Bali

Si no te va la naturaleza puedes visitar alguno de los muchos templos hinduistas o disfrutar de alguno de sus festivales. Sí, has leído bien: hinduistas. La religión predominante en la isla es el hinduismo. Eso quiere decir que tienen millones de dioses a los que construirles templos y a los que hacerles ofrendas, cada día y a cada hora.

Bali

Bali

Tampoco te va el rollo espiritual. Vale, no hay problema. La isla de Bali es el hogar de muchos occidentales. Muchos llegaron hace décadas de búsqueda espiritual y decidieron quedarse buscando o montando algún negocio destinado a los miles de turistas. Años después, otros muchos fueron atraídos por trabajo, playa, buen clima todo el año, una vida barata y fiestas cada día que el cuerpo quiera y aguante. Puedes encontrar restaurantes de decenas de países y productos importados desde todas las partes del mundo (solo para satisfacer los paladares de cada occidental dispuesto a pagar por ellos). O si quieres siempre te puedes quedar con la deliciosa oferta de comida balinesa.

Bali

Bali

¿Cómo? Nada de rollo espiritual. Ateo como un servidor. ¿Lo tuyo es lo digital? Si eres de los que viven enganchados a Internet, tampoco tendrás ningún problema aquí. Desde hace unos años, Bali se ha convertido en uno de los mayores paraísos para los nómadas digitales. Eso quiere decir que en cada cafetería tendrás Wi-Fi. Es más, en cada hostal por cutre, viejo y sucio que sea tendrás una velocidad de Internet que más quisieran en muchos lugares aquí, en la civilizada y desarrollada Perth.

¿Dónde dormir en Bali?

Si Bali entra en tus futuros destinos, ten claro qué te interesa y dónde quieres hospedarte aunque lo ideal y lo que hacen todos (incluso los que no han llevado uno en la vida) es alquilar un scooter para moverse por la isla ya que las distancias no suelen ser muy grandes, es recomendable elegir la zona donde hospedarse en función de tus gustos y/o bolsillos. Las principales son:

  • Kuta (o colonia independiente australiana) donde te codearás con australianos borrachos día y noche.
  • Seminyak es la zona elegante, exclusiva, boutiques, restaurantes caros, resorts de lujo y villas privadas en alquiler.
  • Nusa Dua tiene las mejores y más cuidadas playas. Los más grandes resorts están allí, preparados para gente de alto nivel y parejas de luna de miel.
  • Sanur es la zona relajada y tranquila buscada por familias, jubilados y asiduos visitantes.
  • Jimbaran es un pueblo pesquero. Apenas sin vida nocturna. Relax, playa y el mejor pescado fresco de la isla.
  • Uluwatu es exclusivamente para surfers si no eres uno de ellos no encontrarás nada allí.
  • Ubud es el principal destino en el interior. Centro cultural, artístico y artesano. Lugar de retiros espirituales y cursos de yoga.

Un mes en Bali

Antes de que el avión nos dejara en la australiana Darwin, estuvimos seis días en Bali. No vimos nada. No nos atrevimos a movernos porque el volcán Agung estaba a punto de entrar en erupción y se preveían capas de más de medio metro de cenizas en las carreteras cercanas. A partir de septiembre nos tomamos la revancha. Y tendremos un mes para hacerlo.

Bali

En Bali estuvimos con nuestros amigos Irene y Dominique

Aún tenemos que pensar donde nos alojaremos las primeras dos semanas pero después tendremos tres perros, dos gatos y una casa que cuidar. La de nuestra amiga Ania, la polaca responsable del blog wAzji.pl (en Asia) que conocimos en persona y conectamos enseguida cuando estuvimos en Bali. Digo en persona porque ya seguíamos su blog y sus fotografías antes de emprender este viaje.

Bali

Con Ania en Bali, Septiembre del 2017

Durante un mes (si el volcán Agung quiere) exploraremos e intentaremos conocer todo lo posible la isla de Bali, la llamada Isla de los Dioses.


Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros post.

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba