Saltear al contenido principal
Fo Guang Shan 佛光山 Un Imprescindible De Taiwán

Fo Guang Shan 佛光山 Un imprescindible de Taiwán

print
Definitivamente toda la parte del monasterio Fo Guang Shan es más interesante que el museo. Esto nos decíamos el uno al otro mientras volvíamos a Kaohsiung sentados cómodamente en un autobús de línea.

También puedo afirmar que Fo Guang Shan es la mayor atracción para los que visitan Kaohsiung. Incluso más que el Lotus Pond (del que contaré en el próximo post). Aunque está bastante en las afueras de la ciudad, merece la pena la hora de viaje en autobús para pasar casi todo el día visitando sus instalaciones.

El budismo humanista de Fo Guang Shan

El Monasterio Fo Guang Shan fue fundado por el Maestro Hsing Yun en 1967. Además de ser el monasterio budista más grande de Taiwán, es internacional. La Órden Budista de Fo Guang Shan posee más de 200 templos repartidos por todo el mundo en los que se difunde el budismo humanista. 

El objetivo principal de la Órden es el trabajo de caridad pero, además, participa ampliamente en el campo de la educación apoyando el funcionamiento de universidades, escuelas, editoriales y bibliotecas.

La diferencia entre el budismo humanista y el budismo convencional reside en una conbinación entre lo sacro y lo profano. El creyente/practicante no solo debe acudir al templo para rezar y hacer ofrendas (sacro) sino que debe seguir las directrices del budismo en todos los aspectos y momentos (profano) de la vida. Un devoto del budismo humanista no necesita acudir a un templo para seguir sus creencias sino que puede y debe seguirlas en su día a día y en todas partes. El budismo humanista va más allá de ser una religión, es el código de conducta a seguir durante toda la vida. Los seguidores del budismo humanista logran que la espiritualidad se convierta en un elemento común en sus vidas cotidianas. 

Cuando ayudamos a otros de forma altruista y nuestras acciones traen felicidad, estamos siguiendo los principios básicos del budismo humanista.

Monasterio Fo Guang Shan

Todo el complejo de Fo Guang Shan es enorme y todos nos recomendaban ir en autobús hasta las puertas del Buddha Memorial Hall (Museo de Buda) y, por eso, hicimos oidos sordos y fuimos con otro autobús que nos dejó en la entrada sur del complejo para empezar visitando el monasterio.

Ya antes de entrar descubrimos un pequeño templo taoista donde nos entretuvimos admirando los colores de la rica decoración que siempre cubre los techos, paredes y columnas de este tipo de templos.

Fo Guang Shan

Entramos y nos dirigimos hacia la estatua del Great Buddha Land (según dicen la más alta del Sudeste Asiático) pero lo mejor no es la estatua sino las 480 replicas de menor tamaño que la rodean. Todo un ejército custodio y dorado hasta que te fijes en la delicadeza de sus rasgos. Lo último que te puedes sentir es amenazado. Seguimos adelante pasando por diferentes templos, todos ellos guardados por amables monjas budistas que nos ofrecen estampitas con imágenes de Buda, caramelos, útiles folletos explicativos (para saber que estamos viendo) y, lo mejor de todo, sonrisas y muestras de agradecimiento por reservar algo de nuestro tiempo para visitar su lugar sagrado. Los templos que más nos gustaron fueron Great Vow Shrine y Great Wisdom Shrine.

Fo Guang Shan

Fo Guang Shan

Fo Guang Shan

Nosotros hemos visto muchos templos budistas en diferentes países y, por eso, me siento en pleno derecho de recomendarte que como mínimo no te pierdas estos dos templos. 

Desfortunadamente (o no, ya que esto evita que las excursiones de chinos, taiwaneses y japoneses vayan a los templos) no está permitido hacer fotografías en ninguno de los templos del monasterio.

Fo Guang Shan

Siguiendo hacia el norte antes de llegar al Main Shrine, unas personas nos indicaron (más bien nos invitaron a entrar aunque cualquiera puede hacerlo) a un gran comedor donde cada día sirven un buffet vegetariano donde monjes, feligreses y turistas pueden comer hasta hartarse dejando un donativo de 50 a 100 TWD (1 euro = 35 TWD). Recuerda que viven de los donativos y las ofrendas y que su principal tarea es la caridad; desperdiciar comida está prohibido. Rellena tu plato cuantas veces quieras pero no te pongas nada que no vayas a comer. Realmente es algo que deberías hacer cada día, piensa en la cantidad de gente y animales que pasan hambre en el mundo. 

Con los estómagos llenos y recargados de energía empezamos a subir la escalinata del Main Shrine y… nos quedamos sin habla. Nunca habíamos visto un templo así. Acostumbrados a la recargada decoración que cubre cada centímetro y a los colores vivos rodeándonos por completo, nos encontramos con una gran sala con tres grandes estátuas de Buda, suelos de mármol y la sobría decoración de las paredes en madera de diferentes tonos oscuros. En completo silencio pudimos pasear en solitario (a excepción de un par de monjas) y disfrutar la atmósfera relajante. El único toque de color lo daban las frutas puestas en bandejas como ofrendas al monasterio. Apúntatelo en tu lista de cosas que ver en el Monasterio de Fo Guang Shan.

Fo Guang Shan

Museo de Buda de Fo Guang Shan

El Museo de Buda (Buddha’s Memorial Hall) se construyó en 1998 tras la donación de un diente de Buda por parte del Lama Kunga Dorge como agradecimiento por promover las relaciones entre diversas tradiciones budistas. 

Después de descansar en un jardín rodeados de rosales, bajamos por la carretera que lleva hasta la entrada del complejo del museo. Varios autobuses descargaban a cientos turistas chinos que se abalanzaron al interior del complejo. Por suerte para nosotros, la mayoría se quedó en las tiendas de recuerdos, en los restaurantes o en el Starbucks.

Mapa en mano dejamos atrás las tiendas y llegamos al Great Path con cuatro pagodas a cada lado y enfrente a lo lejos el Fo Guang Big Buddha. Cada una de las pagodas representa una de las ideas de las enseñanzas budistas:

  • Una enseñanza
  • Dos asambleas
  • Tres bondades
  • Cuatro ofrecimientos
  • Cinco armonías 
  • Seis perfecciones
  • Siete preceptos
  • Ocho senderos

Fo Guang Shan

Al entrar en el edificio a los pies del Fo Guang Big Buddha, hay varios voluntarios (incluso extranjeros) que te explicarán las diferentes salas y exposiciones de las que consta el museo. Aunque no seas muy amigo de museos, es muy posible que algunas de las exposiciones capte tu atención. Nosotros preferimos la vida en la calle y en los mercados para conocer la cultura del lugar, no somos de los que tenemos que ver cada museo y, aún así, nos pasamos más de dos horas viendo diferentes exposiciones. 

Para terminar puedes subir a la terraza donde se “sienta” el Fo Guang Big Buddha donde podrás verlo y fotografiarlo de cerca antes de observar desde arriba el Great Path con sus jardines y sus ocho pagodas.

Si quieres más información sobre el Buddha’s Memorial Hall pincha aquí (la versión en inglés es mucho mejor que la española).

Fo Guang Shan

Fo Guang Shan

El rincón práctico

¿Cómo llegar?

La forma más fácil es llegar hasta la estación del tren de alta velocidad (Taiwan High Speed Train) y desde allí el autobús 8501 que cuesta unos 60 TWD y tarda unos 40 minutos. Otra opción es el autobús 8010 desde la estación principal de trenes que cuesta 12 TWD y tarda una hora y media. A la hora de la vuelta, al lado de la zona de aparcamiento del museo hay una parada de los autobuses 8501 y 8010.

¿Cuándo ir?

Las excursiones organizadas suelen ser por la mañana y por eso es recomendable empezar desde el sur visitando el complejo del monasterio y luego ir (cuesta abajo) hacia el complejo del museo. Evita también los fines de semana porque puede estar abarrotado de turistas y los martes porque cierran el museo.

Comida y agua

Para comer te recomiendo que busques el comedor (antes de llagar al Main Shrine) donde sirven el buffet vegetariano. En Fo Guang Shan (y en todo Taiwán) hay muchos sitios con grandes garrafas de agua potable donde rellenar tu botella. Hazle un favor al medio ambiente y compra tu propia botella o termo reutilizable. Dile NO al plástico.

Si visitas Kaohsiung, reserva un día para el fascinante Fo Guang Shan.


Si te ha gustado este post, anímate y comparte con tus amigos y nos darás una grata alegría. También puedes seguirnos en instagram.

¿Quizás quieres apuntarte a nuestro newsletter? Sé de los primeros en enterarte de las novedades y no te pierdas ninguno de nuestros posts.

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba