Saltear al contenido principal
¿Es Posible Hacer Workaway Sin Pagar?

¿Es posible hacer Workaway sin pagar?

print
Ha pasado mucho tiempo desde aquellos tres voluntariados que realizamos en Malasia y Tailandia de los que escribí aquí y que no fueron precisamente una buena experiencia. Nos dijimos que volveríamos a intentarlo algún día y eso hemos hecho. Aunque nos hemos “basado” en Workaway, no hemos pagado para usarlo. Hemos comprobado que Workaway sin pagar es posible. No pienses mal de nosotros, no somos tacaños. No hemos querido pagar para apuntarnos a Workaway porque algunas de las normas de Workaway han cambiado. Han cambiado a peor. 

Workaway va a peor

No sé cuándo cambiaron su política para la gestión de comentarios pero lo que han hecho está muy mal. Ahora es imposible leer los comentarios negativos, esos comentarios que suelen ser los que más te ayudan a decidir si quieres hacer ese voluntariado o no.

Si, por casualidad, llegas a un perfil que tiene un comentario negativo, te encontrarás con esto: “Consulta nuestra política de comentarios para saber por qué no se muestra esta opinión” La única forma de llegar a la mencionada política de comentarios es pinchando ese enlace. 

La política de comentarios explica la importancia que tiene ese feedback pero que los comentarios negativos no se muestran y son borrados para evitar el aumento de intensidad de las discusiones. Para conocer esa opinión negativa (no el comentario ya que fue borrado) escriben: “Permitimos que cualquier miembro de pago se ponga en contacto con los workawayers de forma privada, para obtener más información, si así lo desea.”

Todo muy bien explicado excepto que, primero, tienes que pagar y segundo (y más importante) el workawayer que dejó esa opinión negativa tiene que seguir activo (es decir, pagando) su suscripción a Workaway para que tú puedas ponerte en contacto con él o ella.

Como he escrito varias veces, desde hace bastante tiempo y gracias a (o por culpa de) las redes sociales hay una tendencia creciente a que todo lo relacionado con los viajes es maravilloso, incluidos los voluntariados. Piensa que un voluntariado no es más que un trabajo en el que en lugar de recibir un salario, recibes alojamiento y comida. La calidad de ese alojamiento y comida puede variar mucho y tu jefe (como en cualquier trabajo) puede ser desde una persona maravillosa con un proyecto pensado, planeado y organizado hasta un completo imbécil, déspota y caótico que solo piensa en aprovecharse del trabajo y la buena voluntad de los voluntarios. 

Creemos que ya que pagas 42 dólares por suscribirte un año (o 54 en el caso de una pareja) deberías tener acceso a los comentarios negativos para poder analizar mejor el voluntariado que te propones realizar. Como no es así, nosotros hemos encontrado la forma de eludir Workaway. 

¿Es posible hacer Workaway sin pagar?

A principios de diciembre del pasado año, encerrados por voluntad propia en un apartamento en la capital de nuestra odiada Filipinas decidimos venir a Asia Central. Pero no en pleno invierno, nos dijimos. Empezamos a barajar las posibilidades que teníamos para pasar el invierno sin gastar mucho dinero. Esto quiere decir países que tengan visados gratis para 90 días porque los precios de transporte y alojamiento puede subir bastante durante las navidades y año nuevo. Directamente pensamos en Workaway. Que mejor forma para ahorrar que trabajar un poco a cambio de alojamiento y comida. Elegimos Taiwán como nuestra madriguera de invierno.  

Buscando “proyectos” nos dimos cuenta de que no podíamos ver los comentarios negativos, así que buscamos información en diferentes foros y nos enteramos de lo que te he contado mas arriba. La solución era fácil, llevaba su tiempo pero era sencilla: con los datos que pudimos averiguar (por los comentarios, el perfil o las fotos) de los proyectos que nos interesaban, nos pusimos a buscar su página web o en Facebook. ¿Crees que lo conseguimos? Pues sí, lo hicimos. Conseguimos el contacto de más de diez hostales donde buscaban voluntarios, les escribimos y tuvimos respuestas afirmativas de la mayoría. Elegimos tres ciudades diferentes (Kaohsiung, Hualien y Taipéi) y así pasamos más de dos meses en Taiwán.

Voluntariado en Issik-Kul (Kirguistán)

Ahora la historia se repite. Estamos en Kirguistán y queremos trabajar en una granja. Ayudar con vacas, ovejas, gallinas, caballos. Vivir con una familia kirguisa, aprender todo lo que podamos sobre sus costumbres, su cocina, sus planes de futuro, sus sueños. Quizás dormir en una yurta como hicimos en Mongolia. Ver cómo cazan con sus águilas y halcones. Además de disfrutar del increíble paisaje ?

Comprobamos en Workaway y en otras plataformas las posibilidades que teníamos y encontramos un campo de yurtas llevado por una familia de antiguos nómadas. Buscamos sus nombres en Internet y… voilà. Allí estaba su página web.

¿Crees que lo conseguimos? Por supuesto que sí. Workaway sin pagar es posible (con un pequeño truco ?). Acabamos de volver de pasar dos semanas con una familia así. Dos semanas a unos 20 kilómetros al sur de Issik-kul, a 2300 metros de altitud en compañía de una familia de pastores ya establecidos en este lugar. Aunque ellos duermen en una casa, nosotros lo hacemos en una de las yurtas que tienen para las visitas y los turistas. Hay 12 caballos, 12 vacas, más de 100 ovejas, pavos, gallinas, dos águilas, una gata y un perro. 

Hemos visto caballos, vacas y ovejas nacidas hace pocas horas, hemos asistido y ayudado en la castración de caballos, hemos montado yurtas, hemos cocinado y comido con la familia y hemos aprendido algunas cosas sobre cómo es la vida alejados de las ciudades. Sin Internet, usando el agua del deshielo o de los ríos, los huevos frescos puestos por las gallinas esa misma noche, la leche ordeñada directamente de la vaca o de la oveja, patatas y carlotas del huerto, carne de sus propios animales, las cuerdas para montar las yurtas hechas de pelo de caballo, la cocina se alimenta de estiércol de vaca; el de caballo es para fertilizar el huerto. Aquí nada se tira, todo se aprovecha para algo, todo tiene otro segundo uso, o tercero, o cuarto…

Aunque voy retrasado con las publicaciones (queda Japón y Kazajistán) ya tengo medio escritos medio esbozados una serie de posts (Crónicas de Kirguistán) que contarán diferentes aspectos sobre estas últimas dos semanas. Si no quieres perdértelo, mantente alerta o suscríbete al newsletter y te avisaré cada vez que publique un post.

Espero verte al otro lado de la pantalla?

¡Estemos en contacto!

  • Síguenos a través de Facebook.
  • Echa un vistazo a nuestro Instagram. A través de las historias podrás ver donde estamos y que hacemos.

Si te gusta lo que hacemos o te ha gustado este post, díselo al mundo: presiona alguno de los botones de abajo y comparte (estaremos muy agradecidos). Apóyanos con algún comentario o un «Me gusta». Significa mucho para nosotros. Muchas gracias. 

The following two tabs change content below.

Víctor

Atípico español, que no aguanta los toros, el fútbol, el flamenco y el calor. Le encanta el invierno y la cerveza fría. Profesor de español de vocación. Un cabezota que siempre tiene su opinión. Manitas comparable a MacGyver, con cinta, cuerda y un cuchillo arregla casi todo y con pegamento, todo. Cuando coge un libro, el mundo no existe. Bueno, lo mismo pasa si se pone a acariciar a perros y gatos. Se levanta y se despierta al mismo tiempo. Vamos, un tipo majo 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba